sábado, 15 de junio de 2024

Chile e Isla de Pascua: Día 8: El Amanecer de los Dioses

En nuestro ante último día en Isla de Pascua, la agencia Aku Aku Turismo nos bonificó una excursión más con la compra de nuestro paquete de 3 excursiones: el imperdible Amanecer en Tongariki.

Ahu Tongariki

Un taxista enviado por la agencia pasó a recogernos por el hostal a las 6.30 de la mañana, ya que en la Isla amanece a las 7.30 hs. en esta época del año. Para ver esta maravilla conviene madrugar y salir con tiempo suficiente ya que la carretera no está muy iluminada, tiene bastantes curvas y pueden haber animales sueltos, como en toda la isla.


Después de un trayecto de 30 minutos, unos 20 kms. desde Hanga Roa, llegamos nuevamente al recinto del Ahu Tongariki donde un montón de gente se encontraba sentada en el pasto, algunos bebiendo su café matinal, otros caminando y tomando fotos de las primeras luces del alba, todos aguardando el esperado espectáculo de la salida del sol detrás de los gigantes de piedra.

Entre el 21 de Diciembre, “solsticio de verano”, y el 21 de marzo, “equinoccio de otoño”, el sol sale por la parte posterior del Ahu, regalando unas imágenes inolvidables. Si bien nosotros viajamos en Abril, pudimos admirar la salida por detrás del volcán Poike iluminando los moais en forma lateral.


Después de esta experiencia sublime, de regreso en nuestro alojamiento tocó retirar el auto de alquiler que rentamos por 2 días a un valor de 35.000 CLP al día, equivalentes a unos 45 dólares diarios, y pusimos rumbo a Anakena.


Anakena es la playa donde ayer estuvimos con el guía visitando el sitio arqueológico Ahu Nau Nau, pero hoy vamos exclusivamente a disfrutar del día de playa. Es una playa típicamente polinésica, con altas palmeras y arenas finas, la única playa de arena que ha quedado en la isla y donde acuden tanto turistas como lugareños.


Ahu Nau Nau a lo lejos

El día estaba un poco ventoso, lo cual es habitual en la isla, y a esa hora la playa estaba prácticamente vacía. Se dice que el agua mantiene una temperatura casi constante de unos 20 grados centígrados durente todo el año, pero yo creo que la temperatura era más elevada, porque estaba realmente agradable para bañarse.



En Anakena también hay paradores donde se puede comer. En la isla se estila comer pescado, más específicamente el atún que es el pescado predominante, y las empanadas de atún fritas son una de las comidas típicas Rapa Nui.




Se puede acceder a la playa por libre, no hay necesidad de ir con guía, ni de presentar el ticket de Parque Nacional. Antiguamente lo solicitaban para visitar Ahu Nau Nau, pero al estar todo en el mismo lugar físico se dificultaba controlar qué personas venían a disfrutar de la playa y quienes al sitio arqueológico, por lo que en un momento dejó de solicitarse.


Después de un hermoso día de playa y relax, regresamos a Hanga Roa deteniéndonos un par de veces en el camino para admirar los paisajes, respirar esa naturaleza salvaje y cautivadora de la isla y disfrutar de la compañía de los pacíficos caballos.


Hoy conducimos hasta el otro extremo de la isla, a la bahía de Hanga Piko, pequeño puerto pesquero donde desembarcan las mercancías que llegan a la isla, y cuyo nombre en lengua Rapa Nui significa "Bahía Escondida".

Hanga Piko


Allí se yergue el Ahu Riata, plataforma situada en el centro del puerto, restaurada en 1998.

Ahu Riata


Paseamos un buen rato a pie por la bahía y su camino costero con sus barquitos de colores y mucha gente realizando actividades al aire libre, sobre todo kayak, y aprovechando que el día seguía hermoso y habia calmado muchísimo el viento, volvimos a subir al mirador del cráter Rano Kau casi al atardecer para tomar las últimas fotos.

Rano Kau


Aquí el video del día 8 de nuestro viaje a Chile e Isla de Pascua.

















lunes, 27 de mayo de 2024

Chile e Isla de Pascua: Dia 7: La mejor excursión de día completo, la Ruta de Hotu Matu'a

Hoy salimos desde Hanga Roa alrededor de las 9:30 horas hacia la costa sur-este de la Isla. De la mano de nuestro guía de la agencia Aku Aku turismo realizaríamos una excursión de día completo denominada la Ruta de Hotu Matu'a que es para mí la imprescindible de la Isla.

Hotu Matu'a fue el primer ariki o rey de Rapa Nui, en el siglo IV. Cuenta la leyenda que Hotu Matu'a vivía en un continente llamado Hiva y que recibió del dios creador Make Make el mensaje de que su tierra se hundiría y debía buscar un lugar para llevar a su pueblo. Así fue que envió a 7 exploradores navegando hacia el sol naciente, quienes encontraron esta pequeña isla donde tiempo después Hotu Matu'a desembarcaría con su familia y otras 100 personas.

Visitamos primero el Centro de Interpretación en la zona de Vaihu, donde pueden apreciarse reconstrucciones de la formas de vida originaria Rapa Nui: gallineros construidos en piedra, cercos para el cultivo de plátano, tubérculos y otras variedades, pozos para la recolección del agua y sus tradicionales Hare Paenga o "casas bote", una barca invertida de forma alargada con techo de totora y hojas de caña de azúcar.

Hare Paenga (casa bote)

La entrada a la casa era pequeña y solo dejaba ingresar de a una persona a la vez y era la costumbre colocar en su exterior figuras simbólicas de «aku-aku» o estatuas de madera o piedra, a modo de espíritus guardianes.


Desde allí y siempre bordeando el mar, nos dirigimos al Ahu Akahanga o "plataforma del rey", lugar donde se cree que se encuentra la tumba de Hotu Matu'a.


En Akahanga se encuentran restos de lo que fuera una antigua aldea próxima a la bahía. Cimientos de piedra de varias casas-bote y antiguos hornos de piedra, que se usaban para preparar el umu o curanto.

También aquí hay una pequeña cueva, llamada Ana Akahanga de poca profundidad, utilizada como refugio temporal, principalmente por pescadores.

Ana Akahanga

A pocos metros del mar se alza el Ahu Akahanga, gran plataforma de 18 metros de longitud que no ha sido restaurada. Sus 13 moai, que tienen un tamaño de entre 5 y 7 metros, aparecen derribados boca arriba o boca abajo. Su impresionante tamaño hace que se los llamen Los Colosos derribados.


Ahu Akahanga


Delante de la plataforma, aparecen varios de sus pukao o tocados de escoria roja. Destaca también un pequeño moai de unos 2 metros que yace de espaldas dentro de un círculo de piedras.



Continuando con la excursión llegamos al Volcán y cantera Rano Raraku donde fueron esculpidas la mayor parte de las estatuas de la isla utilizándose la roca volcánica de sus laderas. En este sitio se pueden contemplar cerca de 400 moai en diferentes etapas de tallado y es llamado familiarmente la "Fábrica de los Moai".


Rano Raraku

El volcán Rano Raraku es uno de los sitios arqueológicos más increíbles y extraordinarios del mundo.



En la ladera sur del volcán decenas de cabezas de piedra sobresalen del terreno y a medidas que ascendemos por sus caminos aparecen huecos y figuras recortadas sobre la superficie rocosa de la montaña, descubriéndose más imágenes que aparecen talladas en todas las posiciones posibles sobre la pendiente.



Algunas verticales, mirando hacia el frente o hacia arriba, otras horizontales o semi-enterradas. Es la zona de la isla donde se concentra el mayor número de estatuas, constituyendo casi el 40% del total.


Moai en proceso que quedó sin terminar

Se cree que la roca era tallada hasta obtener un bloque rectangular, alrededor del cual se hacía un pasillo para que trabajaran los escultores. Con ayuda de herramientas de basalto, desgastaban la roca volcánica para dar forma al moai.


El Moai con pies o Moai arrodillado

Las imágenes se tallaban sobre sus espaldas y una vez culminadas se iba liberando el material por debajo de la estatua hasta dejar una estrecha franja de piedra que corría a lo largo de la columna, como si fuese la quilla de un barco.



Una vez liberada en su totalidad la estatua debia deslizarse por la pendiente de la ladera sin dañarse, aunque a veces se rompían. Una vez abajo, se introducían en hoyos previamente excavados y ya en posición vertical se terminaba el proceso de tallado.


Aun se desconoce la técnica utilizada para transportar los moais desde la cantera de Rano Raraku hacia sus locacioes finales, ya que en algunos casos debieron ser trasladados hasta a 15 o 20 kilometros a través de terrenos irregulares.


Finalizada esta inolvidable visita, nuestro trayecto continúa hacia el Ahu Tongariki, el más grande de la isla que cuenta con quince moai.

La estatua que nos da la bienvenida, es llamada el Moai Viajero, ya que ademas de no pertenecer a este Ahu, fue llevado a Japón en el año 1982 y luego utilizado en experimentos donde lo hicieron "caminar" con movimientos de balanceo para probar la teoría del transporte de las estatuas.


Moai Viajero

Con el Océano Pacífico a su espalda, Tongariki es el sueño cumplido de la mayoría de los viajeros, y junto a las estatuas de Rano Raraku, se ha convertido en una de las imágenes mas fotografiadas y difundidas de la isla.

Ahu Tongariki

El nombre Tongariki hace referencia a los vientos del este. El Ahu se encuentra emplazado en el extremo oriental de la costa sur, en un terreno de gran belleza escénica.


Ahu Tongariki es la estructura ceremonial más grande construida en Isla de Pascua y el monumento megalítico más importante de toda la Polinesia. La primera ocupación humana de este sitio data del año 900 d.C. 


Como ocurrió con el resto de las plataformas ceremoniales de la isla, los moai fueron derribados del Ahu durante las guerras entre clanes isleños, entre los siglos XVI y XVII. Además, en el año 1960, un devastador Tsunami impactó directamente en Tongariki empujando algunas estatuas más de 100 metros tierra adentro, otras fueron golpeadas y fracturadas.


En 1992 se inicio la titánica tarea de restauración del Ahu bajo la dirección del Instituto de Estudios de Isla de Pascua de la Universidad de Chile, con fondos suministrados por el gobierno de Japón y el aporte de una enorme grúa capaz de levantar el gran peso de las estatuas.

Fue el proyecto arqueológico más importante de todo el Pacífico Sur, gracias a la cual los visitantes podemos observar esta maravilla en una forma semejante a cómo pudo lucir en su período de máximo esplendor.

Antiguamente todos los moai de Tongariki portaban un pukao sobre su cabeza, pero durante la restauración sólo se pudo colocar uno sobre el segundo moai de la derecha.


Más adelante, nos encontramos con Te Pito Kura la gran piedra esférica que se identifica como el "ombligo del mundo", que según cuenta la leyenda, fue traída a la isla por el mismo Hotu Matu'a en su embarcación.

Te Pito Kura

Se dice que esta roca de 80 centímetros de diámetro, concentra una energía magnética y sobrenatural llamada mana. Ademas, por su alto contenido en hierro se calienta más que las demás ocasionando el errático comportamiento de las brújulas.

Nuestra última parada fue la playa de Anakena, donde contemplamos el Ahu Nau Nau, un templo de compleja construcción debido a sus diferentes niveles.

Playa Anakena

Aquí se pueden apreciar cinco moai con pukaos y petroglifos en sus espaldas.

Ahu Nau Nau

Este mágico lugar es considerado la cuna de la historia y la cultura de Isla de Pascua. Fue aquí donde desembarcó el primer rey de la isla, el Ariki Hotu Matu’a, estableciendo el primer asentamiento que dio origen a la cultura Rapa Nui.

Ahu Nau Nau es la plataforma más elaborada y mejor conservada de las tres que se levantaron en Anakena. 


En este sitio se encuentra también el Ahu Ature Huki, un solitario moai robusto y erosionado que fue el primer moai que se volvió a levantar en la isla en tiempos modernos, que podrás ver en el final del video: