domingo, 19 de mayo de 2024

Chile e Isla de Pascua: Dia 6: La Travesía del Hombre Pájaro y Los 7 Exploradores

Hoy es nuestro segundo dia en Rapa Nui, nombre que significa isla grande en el idioma de los antiguos habitantes de Tahiti. En el idioma autóctono, la isla es conocida como Te pito o te henua, que significa "El ombligo del mundo" y también como Mata ki te rangi, que equivale a "Ojos que miran al cielo"


De la mano de la agencia Aku Aku Turismo, iniciamos nuestra excursión matutina denominada "Travesía del Hombre pájaro" de unas 3 horas de duración.
La primer visita fue a Vinapu, centro ceremonial con 3 ahu utilizado por los isleños en el año 1200 d.C. El primero de los ahu cuenta con 6 moais que se encuentran derribados y erosionados, y algunos pukao también desparramados por el terreno.

Vinapu



Una figura informe es el único vestigio que queda de un moai femenino, tallado también en escoria roja al igual que los pukao.

Moai Femenino

Del tercer ahu, el más antiguo, solo quedan algunas piedras removidas.



Subimos luego al mirador del cráter Rano Kau, en cuya depresión hay una laguna de 250 mts de profundidad.

Crater del Volcán Rano Kau


No pudimos llegar a la aldea de Orongo por el fuerte viento. En su lugar visitamos el Museo, donde se aprecia la historia de la competencia del Hombre Pájaro o "Tangata Manu", que da nombre a esta excursión.


La competencia del hombre pájaro giraba en torno al "manutara", pájaro de la suerte identificado con el gaviotín apizarrado, un ave migratoria que llegaba a la isla cada primavera para poner sus huevos. Con los años la competencia fue tomando un perfil politico, convirtiéndose en un sistema que permitía a la clase guerrera justificar su poder. Los participantes debian ascender por la ladera del volcan Rano Kau hasta la aldea de Orongo, descender por un acantilado casi vertical de 300 metros y nadar hasta el islote Motu Nui con ayuda de un flotador realizado con fibras de totora, entre fuertes corrientes y tiburones. Alli esperaban la llegada de los Manutara para conseguir el primero de sus huevos. Este huevo sagrado se amarraba a su frente y el competidor regresaba a nado hasta Orongo, convirtiéndose asi en el elegido del Dios creador Make Make para ser el hombre pájaro de esa temporada.



Por la tarde comenzamos visitando la cantera Puna Pau, como parte de la segunda de las excursiones llamada "Los Siete Exploradores".



Caminando por el Volcán Puna Pau


Puna Pau es un pequeño volcán extinto. En el interior de su cráter hay una cantera de escoria roja, importante fuente de materia prima para los isleños. De este material de color rojizo, gran porosidad y escasa dureza, se obtenían los pukaos, tocados o sombreros con los que se coronaba a los moai.




Pukao de escoria roja


Después de Puna Pau nos dirigimos a Ahu Akivi o los 7 exploradores.


Ahu Akivi "Los 7 exploradores"


Con 7 moais esta plataforma se caracteriza por ser la única que enfrenta al sol naciente, de cara al mar.


Cuenta la leyenda que representa a los jóvenes exploradores enviados antes de la llegada del rey Hotu Matua para reconocer la isla.



La excursión finalizó en Tahai, donde ya habíamos estado en el día de ayer, pero de todas formas nos quedamos para apreciar el atardecer que aunque nublado nos brindó un hermoso juego de luces sobre el mar.


Ahu Tahai



Y por supuesto despidiendo este día como corresponde...



Aquí el video del día 6 de nuestro viaje por Chile e Isla de Pascua!!!






domingo, 12 de mayo de 2024

Chile e Isla de Pascua: Dia 5: Al fin Isla de Pascua !!! Nuestra llegada a Rapa Nui

Y por fin llegó el día esperado!!!! Aunque el despertador sonó a las 4.30 de la mañana y tuvimos que levantarnos a hacer nuestras valijas y poner rumbo al aeropuerto, estábamos muy entusiasmados al sentir que la frutilla del postre ya estaba por llegar!!!

Salimos a las 9 de la mañana del aeropuerto de Santiago de Chile en un vuelo de LATAM (el único que comunica el continente con la Isla) y a las 13 hs (hora Rapa Nui) aterrizábamos en el Aeropuerto Mataveri, con una emoción que ya nos había embargado desde el aire cuando vimos que nos acercábamos a tierra.

Llegando a la Isla de Pascua por LATAM

Y es que hay que decir que Rapa Nui o Isla de Pascua, es una isla remotamente ubicada en la polinesia, a unos 3800 kilómetros del continente, a la que se llega tras un vuelo de entre 4 y 5 horas de duración. De hecho su aeropuerto se localiza a más de 2500 kms. de distancia de cualquier otro aeropuerto del mundo, así que me imagino a los primeros pobladores de la isla llegando en sus barquitos quien sabe desde dónde y gritando TIERRA!!! TIERRA!!! Cual Rodrigo de Triana en la carabela de Colón… de hecho yo estuve tentada de hacerlo en el avión! Jaja

Al llegar fuimos recibidos con el típico “Karone Tiare” collar de flores que es parte de la bienvenida tradicional en las islas polinesias.



Después del check in en Cabañas Aorangi y un almuerzo, siendo ya las 5 de la tarde, iniciamos nuestro primer paseo a pie por Hanga Roa, la única ciudad y capital de la Isla, ansiosos de encontrarnos con los “moai”, verdaderos protagonistas y principal atracción del lugar.

Aunque debo decir que al llegar a la avenida costera, la vista del mar, el verde, las palmeras y las pequeñas embarcaciones de colores, ya nos hicieron sentir que verdaderamente estábamos en el paraíso!

Hanga Roa

Nuestro primer encuentro fue con los moai ubicados en Ahu Tautira y Ahu Hotake, los más cercanos al centro del pueblo. Tautira es un moahi bastante desgastado que apenas conserva su forma, siendo Hotake el de mejor estado de los dos.

Ahu Hotake

Loa Ahu son las plataformas sobre las que se posan los ”moai”, estatuas representativas de algún miembro poderoso o distinguido de la tribu, que según la creencia albergan el espíritu o maná del ancestro. Son lugares sagrados, mayormente ubicados cerca de la costa del mar, pero los moai siempre miran hacia el interior del pueblo, ya que su misión es la de proteger a sus habitantes.


El sitio se encuentra en la Caleta Hanga Roa Otai, uno de los puertos pesqueros de la ciudad. “Hanga” significa Bahia y Hanga Roa es la Grab Bahís, pero existen 5 pequeños puertos a lo largo de la isla desde donde los pescadores se adentran en el mar.

Caleta Hanga Roa Otai

En Hanga Roa Otai, además de un muelle con bonitos restaurantes, se pueden observar tortugas marinas que se acercan a comer.

Turtugas Marinas en Hanga Roa Otai

Poco después de la Caleta comienza Hanga Vare Vare, un amplio espacio verde que se utiliza como escenario del Festival Tapati Rapa Nui, llevado a cabo cada año en la primer quincena de Febrero.

Hanga Vare Vare

Algo que nos llamó mucho la atención en la Isla (y que nos informaron apenas llegamos) es la cantidad de perros y caballos sueltos que la habitan… aunque también vimos muchas vacas en los caminos hacia los sitios arqueológicos.

Caballos en Hanga Vare Vare

En esta área vimos varias estatuas de piedra y tallados, entre los cuales destaca el “Moai de la Paz” construido en 1992 con roca basáltica extraída del volcán, que viajó por varios países hasta regresar a la Isla para la Celebración del eclipse solar de 2010.

Moai de la Paz

También acá se encuentra la piscina natural llamada Poko Poko, una de las “playas” que utilizan los lugareños para refrescarse, protegida del oleaje del Pacífico por una muralla de piedras.

Playa Poko Poko

Finalmente llegamos a Tahai, uno de los pocos sitios arqueológicos que pueden visitarse por libre, ya que a partir de la pandemia es obligatorio no sólo adquirir el ticket de acceso al Parque Nacional Rapa Nui, que cuesta unos 80 dólares por persona, sino ser acompañado por un guía local certificado o un originario Rapa Nui.

Tahai es uno de los asentamientos más antiguos de la Isla. Sus restos más tempranos se remontan al año 700 d.C. También es el más grande y mejor restaurado de los cercanos a Hanga Roa. Aquí también se encuentra la tumba de William Mulloy, antropólogo estadounidense que se dedicó a la investigación de la cultura Rapa Nui, llegado a la isla en la expedición Noruega Kon-Tiki, de la cual recomiendo ver la película de su mismo nombre.

El primer Ahu es Vai Huri, la plataforma con la mayor cantidad de moai. Unos 5 restaurados que datan del año 1200, algunos más desgastados que otros, y un sexto faltante sobre el lado izquierdo que reposa a unos metros del Ahu sobre el suelo.

Ahu Vai Huri en Tahai

El segundo es Ahu Tahai, el moai solitario de 4.5 metros de altura, robusto y de cuello grueso que da nombre al lugar por tratarse de la plataforma más antigua de todas.

Ahu Tahai



El último es Ahu Ko Te Riku, o el “moai con ojos”, es el único al que se le han restaurado sus ojos de coral blanco y obsidiana que se cree eran parte de casi todos los moai. Este además posee “pukao” un sombrero de escoria roja volcánica que se colocaba al parecer a los más distinguidos o importantes.

Ahu Ko Te Riku

Después de este paso de poco más de 4 kilómetros desde nuestra cabaña, decidimos ir hacia el otro extremo de la isla para conocer otra de sus caletas, pero en el camino se desató una auténtica tormenta tropical que nos hizo guarecernos hasta que parara un poco.

Empapados y cansados, decidimos que lo mejor sería regresar al alojamiento, ducharnos, quitarnos la humedad y salir a buscar algún lugar para comer.

Cansados... hasta mañana...

Así lo hicimos en uno de sus numerosos bar-restó de la avenida costanera Policarpo Toro. Esa noche cenamos temprano y nos fuimos a dormir. Al día siguiente comenzarían las excursiones por esta isla que nos cautivó de principio a fin, no sólo con sus paisajes, sino también con su gente y su historia.

Aquí el video (tormenta incluida) de nuestro primer día en Isla de Pascua.




domingo, 5 de mayo de 2024

Chile e Isla de Pascua: Dia 4: Paseo por el Barrio Paris - Londres y el Cerro Santa Lucia

Hoy nos tomamos el día de una forma más relajada.

Leandro quería volver a Avenida Las Condes para hacer shopping, y yo quería seguir paseando por la ciudad, así que me levanté sin prisa, tomé unos mates mientras miraba las fotos del día anterior, desayuné tranquila y a eso de las 10.30 hs. salí a caminar sola por Santiago.

Caminé unos 400 metros hasta la Avenida Libertador Bernardo O’Higgings y en una plazoleta en medio de la ruidosa avenida me detuve a hacerle fotos a la Iglesia de San Francisco de Alameda.

Iglesia San Francisco de Alameda

Edificada sobre su antecesora, que fue destruida por el terremoto de 1583, esta iglesia se construyó en 1618 y es el inmueble más antiguo de la capital y de todo el país con fecha de edificación conocida. Único ejemplar de la primera arquitectura de la ciudad y un referente histórico y patrimonial de Santiago.

En su interior aún se perciben sus muros de piedra.



Junto a la iglesia comienza la calle Londres, lugar donde se ubica “Londres 38”, el inmueble utilizado por la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) como lugar de detención y tortura de los opositores a la dictadura de Augusto Pinochet. El recinto era conocido con el nombre clave de Yucatán.


Este lugar era una antigua sede comunal del Partido Socialista de Chile, que con posterioridad al golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 y hasta fines de 1974 se convirtió en un centro clandestino de detención y torturas de la DINA, y hoy se mantiene como espacio de memoria.

Londres 38

Unos pasos más allá, la calle París. A este rincón de estilo arquitectónico europeo, con calles estrechas y sinuosas de adoquines, se lo llama el Barrio París-Londres. Es un barrio construido sobre antiguos terrenos que pertenecían a los frailes franciscanos, comprados por las autoridades de la época (1920) que encomendaron a arquitectos europeos la construcción de estas viviendas.

Hoy en dia es un sitio mayormente turístico , donde abundan los hostales.

Barrio Paris - Londres

Desde allí puse rumbo al Paseo Bandera, no sin antes visitar nuevamente la Plaza de la Constitución y hacer algunas fotos más del Palacio de la Moneda.

Palacio de la Moneda

Justo se estaba llevando a cabo una manifestación, y a las propias banderas de la plaza se sumaban las que ondeaba la gente, coloreando el lugar de rojo, azul y blanco por doquier.


Tres cuadras más allá comenzaba el Paseo Bandera, en la calle de su mismo nombre. Un paseo peatonal, especie de galeria al aire libre, restaurado en 2020 después de que quedara prácticamente abandonado tras el estallido social de 2019.

Las pinturas son obra del artista Dasic Fernandez y algunas rinden homenaje a las más de 400 víctimas de trauma ocular sufrido por la represion policial con perdigones y bombas lacrimogenas.

Paseo Bandera

Siendo las 12.30 del mediodía, regresé al alojamiento. Volví a pasar también por la Plaza de Armas que quedaba de camino, y nos encontramos con Leo para salir a almorzar.

Queríamos probar las hamburguesas de Holy Moly, sobre la misma calle Merced, a 450 metros del apartamento, que habíamos leído que eran deliciosas (y no nos equivocamos!!!)

El almuerzo y la sobremesa nos llevaron su tiempo. Pero como les contaba, este era un día de relax, el último en Santiago y la previa de nuestro viaje a la Isla que ya nos tenía muy entusiasmados!!!! Así que decidimos pasar la tarde subiendo al Cerro Santa Lucía y aprovechar la caminata para hacer la digestión.

Cerro Santa Lucia

El cerro no es muy grande, pero tiene mucho para recorrer: jardines de estilo francés, construcciones en forma de castillo, estanques, fuentes, estatuas… y unas hermosas terrazas con miradores desde donde observar la ciudad.

Vista desde las Terrazas del Cerro Santa Lucia

Aquí se encuentra la capilla donde descansan los restos del Intendente Benjamín Vicuña Mackenna, principal promotor de la transformación del cerro en un parque urbano.

Sepulcro de Benjamin Vicuña Mackenna

Entre las atracciones más lindas del Cerro se encuentran las Escalinatas y Fuente de Neptuno, una fuente monumental dedicada al Dios Romano de los mares cuya construcción fue encargada por el estado chileno a Francia.

Fuente de Neptuno

Bajamos del cerro cuando ya empezaba a atardecer, justo para volver a alojamiento, ducharnos y cenar. Aquí el video de este día que terminó con muchas ganas de dejar Santiago para llegar a nuestro nuevo destino: La Isla de Pascua!!!!